Gustavo Durán y yo

Varias veces me he puesto a escribir sobre la biografía de Gustavo Durán. En 2002, tal vez, ya que fue después del 11S y antes de que publicara La izquierda reaccionaria, me puse en contacto con Horacio Vázquez Rial, al que no conocía más que de haber leído su novela, Soldado de porcelana, y algún artículo. Me invitó a visitarle en Barcelona para hablar del personaje al que había dedicado cinco años de su vida. Fui, estuvimos hablando dos días y regresé con una maleta más, la que contenía toda la documentación por él acumulada. Dediqué muchas horas en los años siguientes, entre col y col, a leerla, a conocer mejor los personajes importantes en su vida, a ordenarla, a copiarla, etcétera. También profundicé en sus relaciones y circunstancias. Por ejemplo, un día, en Las Palmas, busqué, sin éxito, una agenda de Durán que se decía conservaba el Museo Néstor y hablé con Pedro Almeida, el mejor conocedor del pintor canario. Otro, en Palma, hablé con Miguel Dalmau, el biógrafo de Gil de Biedma, que me puso en la pista del paradero de las cartas que se escribieron. Todo lo hice en el poco tiempo libre que me dejaba el trabajo de entonces, intenso y absorbente.

En las vacaciones del verano de 2010, me puse, una vez más, a escribir sobre él. Javier Juárez acababa de publicar su biografía, que pasó casi desapercibida pero ocupó el nicho. Su mayor virtud es que utilizó toda la documentación conservada por la familia y que la cita por largo. También añade alguna noticia inédita, algo que no resalté en la reseña. Porque el retrato que ofrece en su libro tiene poco interés. Responde al de la familia, empeñada en incorporarlo a la nube-panteón o al galeón fantasma de los hombres ilustres de la Patria insertándolo en el mito de la Residencia de Estudiantes, donde sólo estuvo de visita, algo absolutamente legítimo y respetable, pero que coarta la curiosidad del autor y poda el universo del personaje. Ayuda mucho que Juárez  se sienta cómodo en el mundo de los valores más convencionales, vagos y estereotipados de la izquierda nacional.

Obrando en consecuencia, tratando de dar salida a la información acumulada en otro formato, terminé un retrato de la apasionante vida de Louis Dolivet, inédita por ahora, y empecé otra sobre el ataque de Clement Greenberg, un viejo conocido mío, contra Julio Álvarez del Vayo, de 1950, que acabó con la ventajosa posición de que disfrutó allí el exministro de la República. A Greenberg, el influyente padre de la crítica de arte contemporánea americana, en España sólo les suena a algunos licenciados en arte contemporáneo. Por lo que se puede leer sobre él, Vayo es el más desconocido de nuestros hombres ilustres del siglo XX. Quizá por miedo a especializarme en completos desconocidos, cuando, unos meses después, buscando como siempre la virtud en lo inevitable, me puse a escribir de oficio, volví a Durán, empezando por sus relaciones con Buñuel, quedé atrapado por la mitomanía del calandino y dejé aparcado, otra vez, a Durán. Hasta cuando Dios quiera, como se dice.

He publicado muy poco sobre él. Ajeno a la universidad y descolgado de otros núcleos promotores, no he tenido ningún incentivo para hablar o escribir sobre él. Hice una semblanza breve para Muy Interesante Historia, unos monográficos que edita la revista mensual más vendida de España. Iba acompañado por un artículo gemelo sobre Caridad Mercader y su hijo. Fue un trabajo de compresión, de introducir en el espacio tasado la máxima información. El otro artículo que he publicado sobre Durán es la reseña de la biografía de Javier Juárez, Comandante Durán. Se reproducen, tal cual, en entradas independientes.

Advertisements

One thought on “Gustavo Durán y yo

  1. Pingback: Gustavo Durán, cabeza de turco | Retratos de la otra vida de Luis Buñuel

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s